La importancia de la flexibilidad en los deportistas

La importancia de la flexibilidad en los deportistas

La flexibilidad es una cualidad muy importante para aquellos que practican algún tipo de deporte y que por lo general se le da muy poca importancia.

 

Es la única cualidad física humana que va en involución, o lo que es lo mismo que se va perdiendo conforme nosotros mismos vamos creciendo como personas. En un niño de 5 años, los niveles de flexibilidad son altísimos, conforme el niño va creciendo el nivel óseo y muscular los niveles de flexibilidad irán decreciendo. En torno a los 25-30 años se conoce que se posee un 70-75% de la flexibilidad inicial.

 

Es la capacidad máxima de elasticidad de un músculo, junto con la máxima amplitud de movimiento articular. Por lo tanto deben de tener muy claro que la flexibilidad engloba dos términos, movilidad articular y elasticidad muscular.

 

Para poner un ejemplo de la importancia de una buena flexibilidad, imaginen una persona que practica el running, si no tiene entrenada la flexibilidad, su organismo va a gastar más energía para una mayor eficacia en la ejecución técnica del gesto a la hora de correr, lo que a su vez disminuirá el aporte de  la misma al músculo, al sistema cardiovascular, respiratorio, etc. Por tanto, su rendimiento puede verse mermado de forma muy considerable, más de lo que muchos pueden imaginar.

 

Nadie o casi nadie suele trabajar bien la flexibilidad, ya sea deportista amaterur e incluso en muchos casos a nivel professional. Normalmente cuando alguien termina su sesión de entrenamiento, lo que suele hacer es ponerse a estirar un poco, cosa que no está nada mal, pero esto no es el fin propio de la flexibilidad.

 

 

Con esto lo que se está haciendo, es devolver al músculo a su estado de elasticidad inicial, pero no trabajando su máxima elongación. Incluso en muchos casos ni eso ya que el estiramiento no suele durar más de diez segundos.

 

 

Para trabajar la máxima elongación de un músculo hay que estirarlo como mínimo dos minutos. Por eso se aconseja siempre que por lo menos un día por semana que tengan poca carga de entrenamiento dediquen esa sesión al trabajo de la elasticidad. El yoga por ejemplo es un excelente ejercicio, el perfecto se podría decir.

Dejar un comentario